Blog Invitado: Por qué elegí una escuela pública charter para mi hijo

Posted on March 08, 2017

Estaba tan feliz de que mi hermana, Shannon Wallace-Taylor, me introducido a escuelas públicas charter. Entre nosotros, tenemos cinco niños que asisten a escuelas públicas charter, pero quiero contarles acerca de mi hijo, Kentrell Thomas, y sobre qué diferencia Magnolia Montessori for All ha hecho en su vida y en la mía.

Kentrell-242x300.jpg

Kentrell Thomas con sus hermanas y primos

De kinder hasta el tercer grado, Kentrell asistió a la escuela primaria local al otro lado de la calle de mi casa. Recibía reportes de la escuela de que Kentrell tenía problemas de conducta, fue intimidado por otros estudiantes, y él estaba batallando académicamente. Fui a la escuela una y otra vez, pidiendo ayuda pero Kentrell no recibió la ayuda que necesitaba para aprender.

Debido a sus problemas de conducta, fuimos a un doctor  para obtener una evaluación y fue puesto en medicamentos para ADHD a los seis años. Todos los maestros de la escuela estaban contentos de que empezó a tomar el medicamento porque resultó en haciéndolo más callado. Por tranquilo que estuviera, Kentrell parecía como un zombi y no estaba aprendiendo. Yo estaba harta de la escuela local, aunque era convenientemente ubicado  por nuestra casa. Esto fue una consideración para mi marido y yo ya que el manejo de los múltiples horarios para cada niño es un reto como padres que trabajan.

A la recomendación de un amigo de la iglesia, empecé a investigar las escuelas Montessori. Un campus cobraba la matrícula, pero luego había Magnolia Montessori for All, que es una escuela pública charter que es libre de matrícula. Después de tomar un tour y visitar con el director, sabía que era el lugar adecuado para Kentrell. Sin embargo, el director dijo que había una lista de espera. Eventualmente, Kentrell y mi hija menor fueron admitidos a la escuela.

Este año, Kentrell está en el cuarto grado y está prosperando en Magnolia. Dos meses después de que él llegó a Magnolia, él dejó de tomar el medicamento para tratar ADHD y le va bien con la ayuda de otro medicacamento y de su profesor. Cuando llegó, era esencialmente analfabeto e insociable. Desde que ha estado en Magnolia, ahora es capaz de leer en un nivel de lectura de segundo grado, y está trabajando en la fonética para atender su impedimento del habla. Incluso en casa, me enseña métodos de matemáticas con perlas y división, y yo tengo un título de contabilidad! Con el Método Montessori de aprendizaje, es capaz de ir a su propio ritmo. Kentrell me dijo: "Siempre quise ser como mi hermana, Mia, y mi prima, Mya, siempre leyendo y ahora puedo! ¡Me encanta Magnolia!”

También es amigo de todos los niños de su clase y se ha vuelto sociable, incluso se unió a un equipo de béisbol. Kentrell me dice: "¡Mi comunidad escolar es ahora mi familia!" Él ama a sus maestros, la Sra. Alex, la Sra. Amber y la Sra. Katie, y tengo una maravillosa relación de trabajo con todos sus maestros y el director. "Mi directora, la Sra. Sara, conoce a todos sus hijos y nos saluda cada mañana por nombre con una sonrisa", me dice Kentrell. Estoy muy agradecido por esta escuela pública charter y sé que ha cambiado la vida de mi hijo.

Escrito por Sharon Wallace-Thomas